Actualidad clínica

Un estudio identifica la causa genética en pacientes con inmunodeficiencia común variable

Publicado el 29 Jun 18

Artículo comentado por: Laia Alsina, pediatra inmunóloga clínica del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona, y Mónica Piquer, pediatra alergóloga del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona.

Un estudio publicado en Frontiers in Immunology revela nuevos modelos genéticos para explicar el desarrollo de la inmunodeficiencia común variable (IDCV). En el estudio han participado profesionales del Servicio de Alergia e Inmunología del Hospital Sant Joan de Déu, y ha sido impulsado desde la Unidad de Inmunología Clínica de SJD-Clínic en colaboración con la Universidad Pompeu Fabra.

Actualmente, la inmunodeficiencia común variable es la inmunodeficiencia primaria sintomática más frecuente. Aun así su heterogeneidad clínica dificulta tanto su diagnóstico como la detección de la causa genética subyacente. Como consecuencia en menos del 20% de los casos de CVID se ha identificado su causa genética.

Laia Alsina, pediatra inmunóloga clínica del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona, comenta que éste fue el punto de partida de la investigación y uno de sus objetivos fue intentar identificar casos monogénicos, es decir debidos a alteraciones en un solo gen de la inmunidad, en una muestra de 36 niños y adolescentes diagnosticados con IDCV. Por otro lado, los investigadores también exploraron otros posibles modelos genéticos para IDCV analizando el exoma completo de todos los pacientes.

Los resultados, que forman parte de la tesis doctoral defendida este año por Mónica Piquer, pediatra alergóloga del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona, determinaron un origen monogénico de entre el 15 y el 24 % de los casos de IDCV (mayor que en estudios previos, debido a que se seleccionó una población pediátrica). De este forma, se pudo ofrecer un consejo genético a las familias afectas para evitar riesgo de recurrencia en futuras gestaciones, así como un tratamiento más individualizado de la enfermedad. Pero además, se deriva de este estudio que, para el porcentaje restante de pacientes que aún no tienen diagnóstico genético, pueden existir otros escenarios genéticos más complejos que también podrían ser los causantes de la enfermedad, como mutaciones en distintos genes (enfermedad de base poligénica) o alteraciones en los mecanismos epigenéticos, entre otros.

La inmunodeficiencia común variable es un ejemplo de enfermedad rara con fenotipos parecidos originados por distintos defectos genéticos. Este artículo es un claro ejemplo de cómo la genética puede cambiar el enfoque de una enfermedad, y de la necesidad de estudios colaborativos entre centros.  Hoy en día la secuenciación completa del exomapuede utilizarse para mejorar la comprensión etiológica de las enfermedades. Sobre todo en el caso de las enfermedades genéticas que no encajan completamente dentro del modelo mendeliano y representan un nuevo desafía para la genómica médica.

Artículo de referencia: de Valles-Ibáñez G, Esteve-Solé A, Piquer M, González-Navarro E. A, Hernandez-Rodriguez J, Laayouni H, et al. Evaluating the Genetics of Common Variable Immunodeficiency: Monogenetic Model and Beyond. Frontiers in Immunology. 2018. 9:636